La conexión entre la alimentación y las emociones surge de la estrecha relación entre el cerebro y el aparato gastrointestinal, comúnmente conocido como el «segundo cerebro».

Aunque su existencia ha sido conocida durante mucho tiempo, solo en las últimas décadas los científicos han comenzado a comprender la magnitud de su papel en la salud humana.

Funciona así: el aparato gastrointestinal alberga millones de bacterias que influyen en la producción de sustancias químicas que transmiten mensajes desde el intestino hasta el cerebro de manera constante. La dopamina y la serotonina son dos ejemplos comunes.

Consumir alimentos saludables fomenta el crecimiento de las bacterias «buenas», lo que influye positivamente en la producción de estas sustancias y, a su vez, se refleja en su estado mental. Por otro lado, cuando la producción falla, el estado de ánimo se ve afectado de manera negativa.

Aquí algunas recomendaciones para cuidar del segundo cerebro:

  1. Dieta Equilibrada: Adoptar hábitos alimenticios saludables no solo beneficia el cuerpo, sino que también puede tener impactos positivos en el bienestar emocional.

    • Alimentación rica en fibra: Incluye alimentos probióticos, como yogur y fermentados, para mantener la diversidad del microbiota intestinal.
    • Omega-3 y Ácidos Grasos Esenciales: Incluir pescado, nueces y semillas en la dieta proporciona ácidos grasos esenciales que apoyan la salud cerebral y pueden tener efectos positivos en la memoria y la cognición.
    • Complejo Vitamina B: Alimentos como huevos, verduras y productos integrales son ricos en vitaminas B, que desempeñan un papel clave en la producción de neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo.
    • Antioxidantes: Consumir frutas y vegetales coloridos proporciona antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño oxidativo, contribuyendo así a la salud mental a largo plazo.

    Como afiliado, puedes aprovechar mediante MMM a Tu Mesa para adquirir tus productos para satisfacer tus necesidades de alimentación y te los llevamos a tu casa. Mira más en: https://mmm-pr.com/a-tu-mesa

  2. Hidratación Adecuada: Bebe suficiente agua para favorecer el buen funcionamiento del sistema gastrointestinal.

  3. Ejercicio Regular: Incorpora actividad física moderada, como caminar o practicar yoga, para estimular la circulación sanguínea en el tracto gastrointestinal. Recuerda que, como afiliado, tienes acceso a los Members Club y las Patitas Calientes donde disfrutas de ejercicios supervisados sin costo para ti. Información: https://mmm-pr.com/planes-medicos/bienestar-integral

  4. Manejo del Estrés: Practica técnicas de relajación como la meditación y la respiración profunda. Participa en actividades que te brinden bienestar emocional.

Cuidar de tu segundo cerebro no solo contribuirá a la salud gastrointestinal, sino que también promoverá un envejecimiento activo y una mejor calidad de vida en la edad dorada. ¡En MMM, estamos comprometidos con tu bienestar!